jueves, octubre 05, 2006

CAPÍTULO I

Volvió a nacer el sol y sus rayos penetraron por la ventana. Inmediatamente que sentí la fuerza de los mismos, desperté del sueño agradable. Contemplé el techo apenas abrí los ojos, un techo que me resultaba desconocido y por ello me asaltó la duda de dónde me encontraba, cayendo al momento en la cuenta. En mi reloj de pulsera, que había depositado sobre una mesilla antes de acostarme, marcaba las ocho de la mañana. No tardé mucho en asearme, vestirme y salir por la puerta de la alcoba. Temí haberme levantado pronto, pero no fue así ya que mi benefactor y su mujer llevaban despiertos un buen tiempo, siendo muestra de ello el aroma a café recién hecho que impregnaba la casa. Encima de la mesa de la cocina me esperaba un generoso desayuno que gentilmente me había preparado mi anfitriona.
Pronto puse camino a mis pies. Recorrí las calles del pueblo con celeridad, apenas fijándome en nada, salvo cuando mi vista se encontraba con alguna casa antigua, de paredes blancas y tejado de color rojo, muy brillante con los reflejos del sol. Más de una vez tuve que tener cuidado de no ser atropellado por algún coche, cuyo conductor creía hallarse en algún circuito de coches, mancillando el aire con un exceso de humo y el cantar de los pájaros con el ruido de su motor. Llegué al pequeño cerro donde había estado la tarde anterior. Mi memoria no había fallado.
Allí contemplé durante unos minutos el paisaje: aquel prado, el riachuelo y las florecillas silvestres. Mas, de todo ello, me llamaba mucho la atención aquel bosque frondoso, o quizás más bien, me atraía la idea de descubrir sus secretos.
Un impulso me empujaba, al mismo tiempo que una voz ininteligible me susurraba y acrecentaban mis deseos de penetrar en él.
No pude refrenarme. Descendí por la loma con paso apresurado. A la altura del riachuelo descubrí sus aguas cristalinas. Introduje la mano derecha y comprobé lo fresca que estaba. Atravesé un puente de piedra que unía ambas orillas. Unos pasos más. A las puertas del bosque ya me encontraba. Había un camino de tierra que se perdía en la espesura. Respiré hondo, miré atrás. Con paso decidido tomé la senda, adonde condujera.
Árboles vetustos eran aquellos. Ojalá pudieran contar todo lo que habían vivido, la vegetación espesa y muy variada. De vez en cuando alguna ardilla se dejaba ver entre las copas de los árboles, el movimiento de matorrales delataba la presencia de algún pequeño animal. El trinar de aves me acompañaba en mi paseo. Aquel lugar era el reino de la tranquilidad y ningún peligro parecía haber.
A través de unas ramas observé que el sol se encontraba alto, lo que indicaba que el mediodía era cercano. Había llegado la hora de regresar. Mas todo parecía igual, no recordaba el camino que había que tomar. Sin duda alguna, habíame perdido.
En un intento de hallar la senda correcta, comencé a caminar; no logré, empero, otra cosa que despistarme aún más. No teniendo otro remedio, continué caminando sin destino. Quiso la suerte que hallara un riachuelo. Quizás fuera un ramal o el mismo que había cruzado anteriormente. Me refresqué con sus aguas. Surgió en mi mente, en aquel instante, el seguir el riachuelo por ver si éste me llevaba a alguna salida del bosque. A pesar de la calma que reinaba, no era de mi placer el permanecer allí la noche entera. A suertes eché la dirección que había de seguir. Decidida ésta, puse de nuevo mis pies en movimiento.
No sé cuánto tiempo transcurrió ni distancia que recorrí siguiendo aquel riachuelo. A mi parecer habían transcurrido varias horas, aunque mis sentidos podrían engañarme. Lamentaba en ese momento el haber olvidado mi reloj sobre la mesilla a causa de las prisas. Aquel camino no tenía fin. Empezaba a dudar de su había tomado la dirección correcta, mas no habiendo otro remedio, continué.
Mi suerte pareció volverse más negra cuando el riachuelo desapareció entre una espesa vegetación donde me era imposible penetrar. En un intento de recuperar el cauce del riachuelo, decidí bordear la vegetación hasta que encontrara un hueco por el que poder colarme. Éste lo encontré a unos pocos metros, sorteando las afiladas espinas de unas zarzas que pugnaban por dejar marca a mi cuerpo. Mi sorpresa fue cuando salí a un camino bien marcado. Lo seguí, convencido de ser la salida del bosque. Mas atónito me quedé cuando al final del camino no encontré la salida, sino que ante mí surgieron unas murallas almenadas, de piedra blanca que refulgían con los rayos del sol y unas puertas cerradas que impedían el paso. A ambos lados, las murallas se fundían entre las paredes de montañas. Maravillado, permanecí de pie, sin moverme, queriendo saber si habitaría alguien en aquel lugar o tendría que retroceder para volver al pueblo donde mis anfitriones se preocuparían ante mi tardanza.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

cuando....sigue? para...

Anónimo dijo...

Bueno ante todo voy a dejar claro q esto va a ser un comentario suprimido de antemano por q hay q ver con El Señor Diego, si parece q estemos en la dictadura con su amiga la censura; osea q si al Señor Diego no le doras la pildora y le dices q su trabajo es muy bonito y profesional te censura el comentario y se queda tan pancho. Amigo, hay q aceptar las criticas por muy duras q sean; y con razon q sean duras por q esto es un ladrillo solo comparable con los q hay en la pared de mi casa, aunq hay q reconocer q este blog tiene una utilidad y es q si padeces de insomnio solo tienes q leerlo y caes redondo. Un saludo al autor y a nadie más ya q solo él leera este comentario antes de eliminarlo.

Edgar el mexicano dijo...

Pero q esto gueyyyyy si no se entiende nada manitooooo. Pues ahora no mas empieza hablando de un bosque y al llegar a la mitad me dio la garrotera y cai al suelo del sueño gueyyyy. El q ha escrito esto es un pendejo q cree q todos somos licenciados en filologia clasica gueyyyy. Escribe un poco para los de a pie y los incultos pendejooooooo.

Diego Vicente Sobradillo dijo...

En primer lugar, usuario Anónimo tuve que tomar la decisión de "moderar" ya que hubo comentarios de muy mal gusto. Los comentarios que he eliminado se refieren a un tema pasado y que consideré no necesarios de mantener. Con respecto a que no se publican los comentarios que "no me doran la píldora", siento discrepar, hay un comentario donde pone que no le gusta uno de los poemas. Lo que no voy a permitir son algunos comentarios donde se me falte el respeto y esos ya te digo que no los voy a publicar.
Un punto que tengo ausmido es que no a todo el mundo le va a gustar, lo mismo que una obra de arte puede gustar a lagunos y aotros no. Para gustos se hicieron los colores. Lamento que no sea de tu gusto, aunque veo que te sirve de utilidad y eso me alegra bastante. Por respeto a mis ideas y a los que sí le gusta, seguiré en mi estilo. No tendrás que gastarte dinero en somníferos.
Con respecto a lo de "el Señor Diego" me parece una expresión muy jurídica, como si presentaras un recurso. Simplemente utiliza mi nombre.

un saludo.

P.D Puede que algún comentario de los que me refiero no sea tuyo, perono tengo manera de saberlo al poner todos Anónimo.

Susana dijo...

Encontré por casualidad este blog y la verdad es que me he quedado impresionada. He leido todos tus textos del tirón y me encantan, aunque a veces me resultan dificiles de seguir ya que contienen un vocabulario muy culto. De qualquier modo te animo a que no hagas caso de los comentarios envidiosos y a que continues con tu esplendida labor. Eres una inspiración para todos los estudiantes que, como yo, nos encantaría poder llegar algún día a escribir así.

Una admiradora.

P.D Sería posible que colgases más fotos tuyas? Me encanta la que tienes en el perfil...

Diego Vicente Sobradillo dijo...

Me alegro Edgar que un amigo mexicano hay entrado en mi blog. Perdón por el retraso, pero otros menesteres me reclamaban. En relación al lenguaje, posiblemente tú tengas más problemas de entendimiento que nadie ya que, auqneu hablemos la misma lengua, hay usos que son diferentes. POr ejemplo, nosotros no utilizamos ni guey, ni garrotera. Para conocer los usos diferentes puedes entrar en la página de la RAE que deja hacer consultas de forma gratuita al diccionario. De ningún modo considero que todo el mundo es filólogo clásico y es más, las referencias al mundo clásico, hasta el momento son mínimas. Lo que sí que te puedo contar es que hay gente de a pie, que le gusta aprender cosas nuevas. Te invito a aprender lo que pueda enseñarte sobre el mundo clásico que en verdad te digo que es muy interesante.

Un saludo.

Diego Vicente Sobradillo dijo...

Muchas gracias por tu comentario Susana. Me has animado el día.En relación al vocabulario no me había planteado el tems de que fuera culto ya que lo utilizo también en la vida normal. Quizá se deba a que he leído tanto de autores clásicos que se me ha quedado "pegado". Animo a todo el mundo a leer a autores clásicos, porque merecen la pena y no son en nada aburridos. Además se aprende vocabulario.
Con respecto a las fotos es una buena idea. Tendré que estudiar el tema. Desgraciadamente ahora ando muy ocupado con un máster y no tengo mucho tiempo para dedicarme al blog. A ver si logro sacar más tiempo.

Un abrazo.

Francisco dijo...

jejeje, o sea, que ya no suprimes comentarios, si no que los moderas? viva la libertad!, me sigue sin gustar.

Anónimo dijo...

Como Susana tambien he visto este blog por casualidad,sólo he leido el principio, no es interesante desde el punto de vista literario, te queda mucho por mejorar.
Por cierto Susana no te inspires en este tipo de blogs, hay fuentes mejores que esta, con todo respeto.
Se despide J.Macaya.

Diego Vicente Sobradillo dijo...

Perdón antes que nada por la tardanza. El día que tenía libre el servidor estaba caído. Las cosas de la red.
Estimado Francisco, depende de para lo que se use la libertad. Si es para insultar aprovechando el anonimato, pues no me parece correcto. hay un dicho en que la libertad de uno comienza la del otro. Simplemente te comentaré que participo en listas de correo moderadas y siguen el mismo método, el cual, al parecerme lógico y habérseme aconsejado, es el que voy a seguir.
Encantado de saludar por estos lares a J. Macaya. Simplemente hacerte la petición de que sigas leyendo, ya que me parece un poco pronto (no he desarrollado nada del relato) para tal juicio. Posiblemente alguien no esté de acuerdo si estudia los topica que he utilizado hasta el momento y sus variantes.

Francisco. dijo...

Me limito a transcribir lo que dice la Constitución Española, en el sentido de la libertad:
Art 20:
1 se reconocen y reconocen los derechos:
a) a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción
b) a la libertad de catedra
c) a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la clausula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de esas libertades

2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningun tipo de censura previa.

El articulo tiene más puntos, pero con el segundo queda claro a que me refería en el comentario anterior.No esta permitida la censura.

Fue firmada el 28 de diciembre de 1978

Anónimo dijo...

A los envidiosos: deberíais valorar la dificultad que supone metrificar como el autor de este blog -¿acaso criticamos algo que no seríamos capaces de llevar a cabo ni en mil intentos?-, por no hablar del uso que hace de los "topica"...

A Diego:

"No te dejes desanimar. Cuando recibas críticas negativas en tu blog, es que lo estás consiguiendo" (Rafael Fernández, Mejor Blog 2005 en los Premios 20 Blogs).

Diego Vicente Sobradillo dijo...

Perfectamente conozco la Constitución, pero se te olvida que la Constitución son unas normas generales que después son matizadas. Como se recoge en Código penal, es motivo de denuncia y de juicio el levantamiento de calumnias, difamaciones, insultos y demás.
Otro detalle, es que al crear este blog, se me explicita que tengo el deecho de admisión de comentarios, incluso de visitantes, y que aquellos comentarios que sean insultantes se pueden eliminar o incluso ser denunciables.
Visto que no vamos a llegar nunca a un acuerdo sobre lo que yo considero moderación y tú censura, creo que es mejor que dejemos esta disputa.
Un saludo.

Diego Vicente Sobradillo dijo...

Amigo Rafael, muchas gracias por visitar este pequeño rincón y muchas gracias por tus palabras de ánimo, me alegra que a alguien más le guste y no te preocupes que continuaré con mi labor, tan pronto como tenga un poco más de tiempo para dedicarme a mi blog y al proyecto que supone.
De nuevo muchas gracias por tus palabras de ánimo.

Un saludo muy afectuoso.

P.D. Si quieres que incluya mi blog entre mis enlaces, sólo tienes que mandarme la dirección que con mucho gusto la colocaré.

Francisco dijo...

hola otra vez, miro en la RAE y
tiene diversas definiciones de censura, una de ella, previa, define como . f. Examen y aprobación que anticipadamente hace el censor gubernativo de ciertos escritos antes de darse a la imprenta.

en moderar: tr. Templar, ajustar, arreglar algo, evitando el exceso.

Blanco y en botella.

Diego Vicente Sobradillo dijo...

Buenas de nuevo. En este caso me han llegado dos mensajes tuyos repetidos, así que sólo he publicado uno.
Con respecto a las definiciones, he intentado acomodarme a la segunda. Sin ambargo, he comprobado que al verbo "censurar" se le ha depojado en gran parte de su connotación negativa y se encuentra en un campo semántico muy semejante al de "moderar".
De nuevo, te reitero mi opinión de que es hora de zanjar el asunto y centrarnos en otras cosas ya que no va a haber un acuerdo entre tú y yo.

Francisco dijo...

Lo siento, pero esa es tu interpretación y tu forma de ver las cosas y no la de la RAE,Real Academia Española, y ya se sabe, donde manda patrón no manda marinero, yo solo me limite a transcribir lo que venía alli, tu a comentar sin aportar argumentos,donde has comprobado que el verbo censurar se le ha despojado su connotación negativa? de todas forams si quieres comentarles algo a la RAE ya sabes donde es no? tienen un sitio donde pone administrador...

Mas cosas, para tu información "güey" también lo recoge la RAE, sabes que significa?me parece curioso que no censures ese comentario, también "pendejo" y garrotera.

Mi consejo, es que no comentes los comentarios y sigas con la historia

Diego Vicente Sobradillo dijo...

En primer lugar, creo que me has leído mal. He dicho que se le ha quitado parte de sus significados negativos,y lo digo con respecto a un diccionario que manejé hace unos años. Un pequeño detalle, un diccionario no es perfecto porque hay usos de lengua que no se recogen, se hace una selección de los más usados. Y, como seres humanos que son los redactores, a veces hay errores que después se corrigen. Aparte, la lengua es un ser vivo que evoluciona y que añade y quita significados a las palabras.
Lo que suelo utilizar es la versión web del diccionario más actualizada que la versión que tengo en libro. Por cierto, preparan una nueva edición y han enmendado ya algunas entradas.
Con respecto a la anotación del mensaje de Edgar, te recomiendo la página web www.jergasdehablahispana.org donde se recogen algunos significados coloquiales, así como también te recomiendo la serie "Rebelde" donde se puede aprender las particularidades del español mejicano.
En España también hay usos que pueden extrañar a la gente y que no están recogidas en el DRAE. Por ejemplo, cuando algunas personas se saludan llamándose cabrón o cabronazo, ahí no hay insulto, pero no se recoge este uso en los diccionarios.
Y haciendo caso de tu consejo, me dedicaré a seguir la historia y a no responder a los comentarios de este capítulo.
Un saludo y espero que la página que te he señalado te sea de utilidad.

Francisco el grande. dijo...

Hola, me alegro que no vuelvas a contestar a estos comentarios que te escriben, por cierto he mirado las deficiones de "cabrón" en la RAE, y además otra cosa, aún no has censurado el de "güey", podemos llamarte todos "güey"?

Diego Vicente Sobradillo dijo...

Qué pasa güey. Veo que no has mirado la página web que te dije. Te copio la definición:
güey: (México) (sust./adj.) idiota (variante de buey). También usado como término informal entre amigos. Hey, güey, nos vemos al rato.
2) (m.) término informal entre amigos, también usado para referirse a cualquier hombre (últimamente se usa también para referirse a las mujeres, aunque la lógica dictaría que se les llamara "vacas"). Hey, buey, nos vemos al rato.

Yo lo interpreto como la segunda acepción porque he comprobado con otros mexicanos que es una expresión muy utilizada.
Sin embargo, si hubiera dicho: "Tú eres un güey", entonces sí que entendería que se refiere a la primera.

Espero haber resuelto tu duda.
Un saludo.

Anónimo dijo...

de verdad, y no lo digo por ofender, que no te das cuenta de que lo que escribes es una mierda... no hay por donde cogerlo, en serio... lo digo con dolor. "Volvió a nacer el sol...". Dios. Cuantos miles de veces se ha escrito esa frase u otra similar. "Salió por la puerta de la alcoba..." ¿Por dónde iba a salir? ¿A través de la pared?

Hace unos años Adolfo Marsillac creó una serie de teatro que versaba sobre la vida de un individuo que se creía escritor y lo que le sucedía. Llevaba años escribiendo su novela y no había pasado de "antes de entra, abre la puerta"... que pena, de verdad.

Creerás, claro, que no tengo razón y que escribo esto porque pretendo molestarte. Lee, por favor, relatos de Cortazar, lee a otros escritores o a gente que esté considerada como tal, y compara lo que ellos hacen con tus redacciones pedantes e infantiles... por no calificarlas de otra cosa...

Hazte un favor y no pierdas más el tiempo dedicándote a escribir, no es lo tuyo ni lo será nunca.

Diego Vicente Sobradillo dijo...

Vamos a ver usuario Anónimo.
Me parece perfecto y respetable que no te guste lo que escribo. No todo el mundo tiene los mismos gustos. Con repecto a que no pretendes molestar, pues no parece tan obvio ya que utilizas unos adjetivos calificativos bastante desconsiderados. Pero buebo, cada uno se expresa como puede.
Vovleré a repetir que también hay gente que le gusta. Qué se le va a hacer, tedremos todos el gusto perdido.
Segundo, el hecho de recurrir a frases que han aparecido millones de veces no es ninguna deshonra, máxime cuando quieres expresar algo qe no hay otra manera de decirlo y que además tiene otro propósito y no he abierto así por azar. COn respecto a las obviedades como la qe comentas, en ocasiones hay que decirlas para que se haga patente un cambio de escenario.
Y si no avanzo más rápido en la redación es porque tengo más asuntos entre manos, compongo otras cosas para otros eventos y poruqe mi proyecto conlleva otra serie de elementos que me retardan a la hora de escribir. Próximamente verás por qué.

POr desgracia, tu comentario no me va a hacer dejar de escribir porque lo hago para mí y luego lo pongo para ver si alguien comparte mis gustos. Son comentarios como los tuyos los que más me animan a seguir. Ya ves. Y perderr el tiempo no lo pierdo.

COmo he repetido otras veces, si a alguien no le gusta lo que escribo, directamente que no entre. Yo no obligo a nadie que me lea.

Un saludo. No quiero perder más el tiempo.